Buscar:
26 May
por: admin

LOS PARAÍSOS FISCALES, UN PROBLEMA QUÉ RESOLVER

Uno de los problemas que los gobiernos deberían plantearse resolver lo antes posibles como medidas a la crisis son los paraísos fiscales. En materia de evasión impositiva se benefician las empresas y particulares con una marcada flexibilidad financiera en las operaciones realizadas. Sin embargo, esta cuestión no se reduce al ámbito financiero exclusivamente, los llamados paraísos fiscales también permiten realizar una separación de la gestión fiscal y  jurídica de la propia actividad económica, diluyendo así la potencial responsabilidad legal ante delitos fiscales.

En estos países existe una clara impunidad en las actividades desarrolladas en estos paraísos fiscales y una marcada conveniencia que nuclea a Estados, Empresas y Directivos en la falta de voluntad política y de gestión para poner coto a estas prácticas.

Si las entidades se convierten  en receptoras de inversiones sin origen cierto, si los Estados contenedores no desalientan el ingreso de este tipo de divisas al país y si los directivos utilizan estas prácticas, para la expansión de sus empresas y para sacar provecho individual, se genera una red de prácticas comerciales que no encuentra competencia alguna y fomenta el ingreso de nuevos operadores, dispuestos a potenciar aún más este tipo de mercados. Una cadena que no tiene fin y que nos perjudica a muchos empresarios que estamos en países con un régimen más controlado.

Por supuesto que solo se trata de una cuestión de ética personal pero también está en juego una cuestión legal y fiscal que atañe a todos los países, empresas y particulares que no forman parte de estos círculos exclusivos y que por tanto, no pueden competir con las ventajas que ofrece la no vinculación con los reglamentos generales de las sociedades desarrolladas. En tanto y en cuanto se siga creyendo que son prácticas recomendables para poder sacar provecho de un vacío legal, no se podrá construir una mentalidad basada en el trabajo serio, responsable y sobretodo ético.

Comentar

2010 Director ejecutivo | Derechos reservados